¿Y qué si no pongo una foto? o cualquier foto en mi Hoja de Vida

Algunos pensarán que daría poner nuestra foto en el Curriculum o no ponerla. Que eso es realmente es irrelevante, eso no importa y somos libres de hacerlo o no. Pero cuidado, muchos colegas que ejercen como psicólogos en empresas para un proceso de selección sí que se fijan es eso de poner la foto en la Hoja de Vida.

Y… ¿es realmente relevante o irrelevante este asunto? Pues déjame y te doy una respuesta que podría ayudarte a tomar la decisión.

Sí, ponga la foto porque, en primer lugar, eso nos facilita el proceso de selección, y no por tu cara, sino por el tipo de foto que eliges. Y bueno, ahora que sabes que poner la foto es bueno, dejando los comentarios a un lado que dicen que son una forma de discriminar, y claro, dejar también a países de Europa Occidental como Australia, India o Reino Unido, donde el uso de la misma es inadecuado. Pero ocupémonos de los países donde sí es normal ponerla y continuar entonces con la afirmación de Forbes Asghar, columnista de la revista Forbes, quien anuncia que no poner la foto es algo “ingenuo y poco profesional” y que los reclutadores prefieren mirar las hojas de vida que tienen imagen.

En la experiencia que tenemos en Sagga Consulting debemos decirte que la foto es tu carta de presentación, tu entrada triunfante a los siguientes filtros o tu aniquilación contundente como posible candidato a optar por alguna vacante. Y bien, cuando no tienes la foto en el sitio que debería estar, es porque quizás no deberías estar entre los candidatos, pero para ser francos, si no tienes la foto y la HV se ajusta a los perfiles buscados, te daremos la oportunidad en la entrevista presencial.

Y si te decides en poner la dichosa foto, hazlo. Pero no cualquier foto, no recortes de alguna foto familiar o de la fiesta, tampoco donde te ves joven y sin acné, y por favor, procura no hacer o poner una foto con tu mejor selfie (puedes creer que te ves bien, pero NO se ve bien). Procura sí ser tú en la foto, pero ten en cuenta el contexto laboral. Eso es sentido común, pero como es ocasiones el sentido común es el menos común de los sentidos, te daremos algunas ideas que te pueden servir a la hora de tomar la decisión de ponerla:

  • Evita los perfiles, esto se ve bien en las monedas de la Antigua Roma. Que tu foto sea frontal.
  • Procura poner tu mejor cara. Trata de mostrar empatía. Nota: no sonrías demasiado, a menos que quieras aplicar para un Circo o quieras ofertar por tus lindos dientes.
  • Que la calidad de la misma sea de la misma calidad que tu honorabilidad.
  • Utiliza fotos recientes por favor. Nota: me llevo grandes sorpresas cuando en la foto de ves de 15 y resulta tienes 32. Poner fotos desactualizadas puede delatar tu descuido y dejadez.
  • Procura no maquillar con Photoshop, muéstrate tal como eres en su versión mejorada.

En síntesis, no poner foto en tu HV puede parecer que estas ofreciendo tu mejor Champagne Perrier-Jouët 1811 a cualquier millonario, pero si ese comprador no ve por lo menos la etiqueta de lo que le ofreces dudara de tu veracidad, de comprártela. Es decir, contratarte. Y por otro lado, si pones cualquier foto al buen estilo chabacano, harás el papel del tonto y podrían ofertar tu HV para algún acto circense.

Te puede interesar

El psicólogo vulgar

¿De qué serviría un psicólogo que solo lee aquello que ya leyó en su carrera profesional, o que solo lee sobre psicología? A criterio propio

Leer más »
Ir arriba